Ir al contenido principal

Finito.

Ya me andaba por venir por acá a escribir un poquitillo acerca de mi jugosa vida basiliana pero no había tenido la oportunidad; ¡que vá!, ya estoy aquí. =D Haber si luego les barajeo mis vacaciones.

Hoy es jueves y no me había percatado que era 4 de septiembre. Hace ratitos se definieron varios puntos en mi vida. . .

La semana pasada me habían escogido para concursar en oratoria (O_o) --ojo!yo no escogí, me escogieron--- y sólo me dieron dos días para aprenderme de memoria un apasionado discurso acerca de la independecia de México que tenía una extensión de 3 hojas. "200 años de lucha" llevaba por titulo y sólo me aprendí esto:


"NACÍ DE UNA RAZA GUERRERA, DE UN PAÍS CON UNIDAD Y CON UN IDEAL DE PATRIOTISMO. CON UNA SOLA VOLUNTAD DE EXALTAR TU NOMBRE, TU GLORIA Y LA GRANDEZA DE TU PUEBLO.

MUY BUENOS DÍAS HONORABLE MIEMBROS DEL JURADO, PROFESORES, COMPAÑEROS Y PÚBLICO EN GENERAL QUE HOY NOS ACOMPAÑA. ES PARA MI UN HONOR PRESENTARME ANTE ESTA TRIBUNA PARA DEFENDER MI TEMA: 200 AÑOS DE LUCHA.

EN PLENO SIGLO XXI, ÉPOCA DE GRANDES CAMBIOS, DONDE LA TECNOLOGÍA NOS EMPUJA, ASÍ COMO LA IDEOLOGÍA Y LOS PENSAMIENTOS DE PODER. A 200 AÑOS DE LUCHA, PODEMOS VER CON PROFUNDA TRISTEZA..."

... y ahí colapsé. Jaja. Ganar oratoria no es nada fácil. Te califican todo; mirada, gesticulaciones, congruencia en lo que improvisas, segundos que te tardas en improvisar, ademanes, cabellitos parados, etc.,etc.. De premio, un diploma (vaya!vaya!). Con todo esto y luego sin micrófono tenía también que domimar al canijo público... aprender, memorizar, estudiar un buen de temas como la revolución, personajes de la historia, vida y obra de Lerdo de Tejada, entre otros pues, el caso es que a desde que ví por primera vez todo lo de la hojita de convocatoria me dio AGH! y miedito y flojerita; me desanime muy rápido (el primer día) pero pues le hice el humilde intento no más por que me faltaba el descaro para decirle a la maestra "no voy a participar, lo siento, no quiero".

Recuerda Ana: asertividad.

Ayer estuve algo turbada por esto del concurso ya que tenía que presentar al otro día (hoy) aprendido ante la directora. A lo mejor fue culpa de mis tontas sugestiones. No sé. Pero ya se acabó esa presión. Finito. Hace ratos yo y Marco (el otro niño perfectito que me hacía la disque competencia) presentamos nuestro tema, primero ante el 5º Sem. de biológicas y luego ante la directora. Con los chavos de biológicas no me intimide, pero si me puse nerviosísima al momento de improvisar y cometí el error de mover mi pierna y mover mis ojos hacia arriba. Marco improvisó totalmente y le medio le salio al niño aunque tuvo sus problemas de muletillas y dicción. En seguida nos llevaron a la dirección. Yo pasé primero. Abrí la boca y sólo logré decir la frase de entrada, luego, se me bloqueó bien feo el cerebro y no pude pronunciar ni una palabara. Me fusilaron. Marco lo hizo bien pero tenía algunos problemas de pronunciación que le impidieron (le impiden) participar; no puede pronunciar bien la S. Ja ja. Pero bueno, que no se le pedía pedir a él que desde hace 4 años participa en éste tipo de concursos... ¿¡y a mi qué me querían rascar si nunca me había metido en un concurso de oratoria!? ¡Sí! ¡Trato de justificarme! ¿Y qué? ¿No tengo razón? Bueno, tal vez no pero me alegra que todo haya acabado.

Después de esto me fui al baño a llorar. Lloré, no por perder, sino por lo que sentí cuando se me bloqueó el cerebro. Nunca me había pasado algo así. Fue horrible. Me sentí una inútil.

Con respecto a lo de oratoria, no me voy a cruzar de brazos; me voy a superar, me voy a preparar. No me rindo. Jaja. Por eso me amo por ratos...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo Latini

Cuanta polèmica no encierra esta joven belleza.

Bueno... Cielo Latini es una chica inteligente y ambiciosa. Escribio un libro que rapidamente se convirtiò en un Best Seller, saco provecho al tema de los trastornos alimenticios, se caso con un rico y se embarazo de èl. Genial. Y bueno, con respecto al hecho de que ella ya no tiene problemas con la comida, yo lo dudo totalmente. Estoy segura de que es la misma niña atormentada, solo que con màs aliviane porque la fama le ha traido fans, los cuales yo creo que la hacen sentirse mejor (mas amada).... De todos modos, a mi me encanta como se ve, me fascina, es super divertida, fashion, bonita y waaaa. Punto. Ella es my thinspoooooooooooooo







































































































































































































































La alquimia del verbo...

En la Alquimia del verbo se expone una suerte de Ars poética que, sin importar si fue escrita antes o después de Iluminaciones, permite identificar una serie de elementos, y digo serie de elementos porque la poesía de Rimbaud se nos presenta como una serie de imágenes, no La Imagen, sino mas bien como un catálogo de epifanías, para lo cual he tomado como elemento de análisis el poema Frases, que en mi opinión, es el eje en el cual giran las demás iluminaciones. Este poema, compuesto de frases sueltas cargadas de imágenes en apariencia surreales y de un gran hermetismo, posee también elementos que permiten si no entender, al menos ver algo de luz en la obra de este poeta tantas veces mitificado, imitado, fetichizado, coronado rey, pero injustamente condenado al limbo de los genios inaccesibles.

En la Alquimia del verbo, Rimbaud dice: "Reglamentaba la forma y los movimientos de cada consonante, y, con ritmos instintivos,"

La afirmación recuerda un poco el…

Reseña del cuento "El último verano" de Amparo Dávila.

Asfixia, insomnio, sudores fríos, sombras que acechan los pensamientos de los niños temerosos de madrugada; paranoia, rincones, demencia, ansiedad y sollozos, ese es el mundo de muñecas rotas al que nos transporta en cada una de sus lecturas, (tanto en Salmos bajo la luna (1950), como en Muerte en el bosque (1985)), Amparo Dávila, escritora nacida en 1928 en los Pinos, Zacatecas; pueblo mágico en donde creció rodeada del frío, muerte, ansiedad y libros, que pronto reflejaría en su obra literaria.
Dávila crea sentimientos del polvo dentro del lector, juega con ellos, los hace añicos, sufre y se ríe, luego los resucita para crucificarlos, para poder amarla, siguiendo la línea que marca su detallada narrativa taladrada a base de puras vivencias –cuenta ella-. Cada coma es un alfiler rozándonos la piel blanda, es imposible no seguir entre los párrafos, aunque  avancemos en suspenso… Tal es el caso del cuento “El último verano” (Árboles petrificados, 1977),  en el que en tercera persona, c…