Ir al contenido principal

"Tokio Blues: Norwegian Wood"



Hace varios meses me di cuenta de que algo dentro de mi estaba muriendo, sabía que era algo que siempre ha estado viviendo en mí pero no sabía que era -incluso hoy aún no sé muy bien que es-. Hacía creo que alrededor de un año que no me leía un libro secular, ni una pieza literaria y ya me estaba sintiendo rara. Era eso. Lo note al momento en que comencé a redactar un ensayo acerca de la Independencia de México y no supe como referirme ni acomodar las ideas que vagaban en mi mente. "¡Vaya!" pensé, "esto no está bien", así que me decidí a comprar un libro para volver a las andadas literarias.


Entré a la librería y vi a lo lejos cierto libro que vi hace tiempo en una revista y había llamado inexorablemente mi atención. Lo tomé y lo compré.


La idea de leer un libro proveniente de un autor japones me fascinaba pero ya al momento de leer la primera línea me dí cuenta que yo ya no era la misma. No entendí lo que Murakami había escrito en aquella primer página. Sentí que las letras se me habían atorado en mi garganta; no podía digerir la lectura así que dejé el libro guardado en un rincón de mi habitación y me olvidé.


Pasaron varios días cuando retomé la lectura y aunque aún no la lograba digerir, seguí leyendo. Al correr de las páginas descubrí la historia y pude sumergirme en ella con total gusto.

Horas crepusculares conversando con Watanabe y la misteriosa Naoko.


Estando sentada en un pequeño bote gris escuchando atenta las anécdotas y melodías de Reiko.
Inernada y lúcida en el turbulento Tokio.
Ilustrandome con Nagasawa...
Tokio Blues ha sido una experiencia exquisita.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo Latini

Cuanta polèmica no encierra esta joven belleza.

Bueno... Cielo Latini es una chica inteligente y ambiciosa. Escribio un libro que rapidamente se convirtiò en un Best Seller, saco provecho al tema de los trastornos alimenticios, se caso con un rico y se embarazo de èl. Genial. Y bueno, con respecto al hecho de que ella ya no tiene problemas con la comida, yo lo dudo totalmente. Estoy segura de que es la misma niña atormentada, solo que con màs aliviane porque la fama le ha traido fans, los cuales yo creo que la hacen sentirse mejor (mas amada).... De todos modos, a mi me encanta como se ve, me fascina, es super divertida, fashion, bonita y waaaa. Punto. Ella es my thinspoooooooooooooo







































































































































































































































La alquimia del verbo...

En la Alquimia del verbo se expone una suerte de Ars poética que, sin importar si fue escrita antes o después de Iluminaciones, permite identificar una serie de elementos, y digo serie de elementos porque la poesía de Rimbaud se nos presenta como una serie de imágenes, no La Imagen, sino mas bien como un catálogo de epifanías, para lo cual he tomado como elemento de análisis el poema Frases, que en mi opinión, es el eje en el cual giran las demás iluminaciones. Este poema, compuesto de frases sueltas cargadas de imágenes en apariencia surreales y de un gran hermetismo, posee también elementos que permiten si no entender, al menos ver algo de luz en la obra de este poeta tantas veces mitificado, imitado, fetichizado, coronado rey, pero injustamente condenado al limbo de los genios inaccesibles.

En la Alquimia del verbo, Rimbaud dice: "Reglamentaba la forma y los movimientos de cada consonante, y, con ritmos instintivos,"

La afirmación recuerda un poco el…

Reseña del cuento "El último verano" de Amparo Dávila.

Asfixia, insomnio, sudores fríos, sombras que acechan los pensamientos de los niños temerosos de madrugada; paranoia, rincones, demencia, ansiedad y sollozos, ese es el mundo de muñecas rotas al que nos transporta en cada una de sus lecturas, (tanto en Salmos bajo la luna (1950), como en Muerte en el bosque (1985)), Amparo Dávila, escritora nacida en 1928 en los Pinos, Zacatecas; pueblo mágico en donde creció rodeada del frío, muerte, ansiedad y libros, que pronto reflejaría en su obra literaria.
Dávila crea sentimientos del polvo dentro del lector, juega con ellos, los hace añicos, sufre y se ríe, luego los resucita para crucificarlos, para poder amarla, siguiendo la línea que marca su detallada narrativa taladrada a base de puras vivencias –cuenta ella-. Cada coma es un alfiler rozándonos la piel blanda, es imposible no seguir entre los párrafos, aunque  avancemos en suspenso… Tal es el caso del cuento “El último verano” (Árboles petrificados, 1977),  en el que en tercera persona, c…