Ir al contenido principal

Charles Dickens



Nació el 7 de febrero de 1812, en Portsmouth, región sur de Inglaterra, siendo su nombre completo, Charles John Huffan Dickens.


Era hijo de John Dickens, hombre entregado al juego y la bebida, causa por la cual la familia padecería serios problemas financieros.


Su infancia, pobre, autodidacta hasta los nueve años, formado a través de lecturas, sobre todo, “El Quijote de la Mancha”, le obligó a conocer el trabajo duro, en condiciones paupérrimas, a la edad de 12 años, época en que comenzó a desempeñarse como empaquetador de betunes para zapatos, en la fábrica Warren”s Blacking, tras el encarcelamiento de su padre, por motivo de deudas impagas. Esto, en parte se solucionó al recibir una herencia de su abuela paterna. Esto le posibilitó asistir nuevamente a la escuela, abandonando la fábrica. Sin embargo, a los 15 años, dejó sus estudios para desempeñarse como mensajero en un estudio jurídico.


Comenzó su labor como periodista, a partir de 1828, como redactor del Morning Chronicle, luego The Mirror of Parlament y más tarde para el periódico de George Hogarth bajo el título Sketches by Boz.


En 1836 contrajo enlace con Katherine Hogarth, hija de George Hogarth con la cual tuvo 10 hijos.
La ciudad de Edimburgo lo distinguió como su hijo adoptivo, en 1841, y viajó a Estados Unidos. Allí en “Notas de América”, realizó una denuncia sobre la esclavitud, que le valió la crítica de los ciudadanos estadounidenses.


Realizó viajes por Italia, Suiza y Francia, donde conoció a Alejandro Dumas y a Julio Verne.
A partir de 1850, sufrió problemas de salud y la muerte de una de sus hijas, de su padre y de su hermana, además de su divorcio.


En 1865, le ocurrió un terrible accidente ferroviario, y en 1870 padeció un derrame cerebral que le ocasionó la muerte, el 8 de junio de ese año en su casa de Gadshill Place.


En su obra podemos reconocer la gran virtud de denunciar el trabajo infantil, relatado desde el más profundo conocimiento de quien lo ha padecido. Retrató, además, con gran fidelidad las costumbres de la época, la de la reina Victoria, con su largo y conservador reinado.


Cultivó diversas modalidades de la novela, entre ellas la histórica, la policial y la paródica o humorística.


Puede considerarse uno de los más grandes novelistas en la literatura moderna y un destacado cultor de la orientación realista.


A su primera obra, “Esbozos”, reunión de sus crónicas periodísticas, firmadas con el sedónimo de Boz, le sucedieron: “Papeles póstumos del Club Pickwick” (1836-1837), “Nicholas Nickleby” (1838-1840), “El almacén de antigüedades” (1840-1841), “Canción de navidad” (1843), “David Copperfield” (1849-1850), “Grandes Esperanzas”, “Historias de Fantasmas”, “Oliver Twist” (1837-1839), “Dombey e hijo” (1846-1848), “La casa desierta” (1852-1853), “Tiempos difíciles” (1854), “La pequeña Dorrit” (1855), “Historia de dos ciudades” (1859), “Grandes Esperanzas” (1860-1861), “Nuestro amigo común” (1865), “El guardavía” (1866) y “Notas de América”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo Latini

Cuanta polèmica no encierra esta joven belleza.

Bueno... Cielo Latini es una chica inteligente y ambiciosa. Escribio un libro que rapidamente se convirtiò en un Best Seller, saco provecho al tema de los trastornos alimenticios, se caso con un rico y se embarazo de èl. Genial. Y bueno, con respecto al hecho de que ella ya no tiene problemas con la comida, yo lo dudo totalmente. Estoy segura de que es la misma niña atormentada, solo que con màs aliviane porque la fama le ha traido fans, los cuales yo creo que la hacen sentirse mejor (mas amada).... De todos modos, a mi me encanta como se ve, me fascina, es super divertida, fashion, bonita y waaaa. Punto. Ella es my thinspoooooooooooooo







































































































































































































































La alquimia del verbo...

En la Alquimia del verbo se expone una suerte de Ars poética que, sin importar si fue escrita antes o después de Iluminaciones, permite identificar una serie de elementos, y digo serie de elementos porque la poesía de Rimbaud se nos presenta como una serie de imágenes, no La Imagen, sino mas bien como un catálogo de epifanías, para lo cual he tomado como elemento de análisis el poema Frases, que en mi opinión, es el eje en el cual giran las demás iluminaciones. Este poema, compuesto de frases sueltas cargadas de imágenes en apariencia surreales y de un gran hermetismo, posee también elementos que permiten si no entender, al menos ver algo de luz en la obra de este poeta tantas veces mitificado, imitado, fetichizado, coronado rey, pero injustamente condenado al limbo de los genios inaccesibles.

En la Alquimia del verbo, Rimbaud dice: "Reglamentaba la forma y los movimientos de cada consonante, y, con ritmos instintivos,"

La afirmación recuerda un poco el…

Reseña del cuento "El último verano" de Amparo Dávila.

Asfixia, insomnio, sudores fríos, sombras que acechan los pensamientos de los niños temerosos de madrugada; paranoia, rincones, demencia, ansiedad y sollozos, ese es el mundo de muñecas rotas al que nos transporta en cada una de sus lecturas, (tanto en Salmos bajo la luna (1950), como en Muerte en el bosque (1985)), Amparo Dávila, escritora nacida en 1928 en los Pinos, Zacatecas; pueblo mágico en donde creció rodeada del frío, muerte, ansiedad y libros, que pronto reflejaría en su obra literaria.
Dávila crea sentimientos del polvo dentro del lector, juega con ellos, los hace añicos, sufre y se ríe, luego los resucita para crucificarlos, para poder amarla, siguiendo la línea que marca su detallada narrativa taladrada a base de puras vivencias –cuenta ella-. Cada coma es un alfiler rozándonos la piel blanda, es imposible no seguir entre los párrafos, aunque  avancemos en suspenso… Tal es el caso del cuento “El último verano” (Árboles petrificados, 1977),  en el que en tercera persona, c…