Ir al contenido principal

Emilio Prados



El poeta español Emilio Prados, quien, al igual que Concha Méndez, Gerardo Diego y Luis Cernuda, entre otros, formó parte de la llamada Generación del 27, nació en Málaga el 4 de marzo de 1899.


En 1914, este joven que cursó sus estudios iniciales en su ciudad natal, ingresa en Madrid al Grupo de Niños de la Residencia de Estudiantes, un internado en el cual conoce a Juan Ramón Jiménez, un escritor que despierta en Prados el interés por la poesía.


Tras interrumpir de forma obligada su formación a causa del agravamiento de una enfermedad pulmonar desarrollada durante su niñez que lo mantuvo internado alrededor de un año en el sanatorio suizo de Davosplatz, este apasionado del mundo de las letras que llegó a ser amigo de Federico García Lorca, Salvador Dalí y Luis Buñuel, entre otros, se dedicó a leer las obras de los representantes más destacados de la literatura europea, comenzó a asistir a diversos cursos dictados en las universidades de Friburgo y Berlín, recorrió varios museos y galerías de arte situados en las principales ciudades alemanas y se consolidó como escritor.


Ya de regreso en la ciudad que lo vio nacer, este español fundaría junto a Manuel Altolaguirre la revista “Litoral” y, en 1925, desarrollaría su faceta de editor en la imprenta “Sur”. Por ese entonces, además, Prados empezaría a multiplicar las evidencias sobre sus aptitudes literarias a través de títulos como “Tiempo”, “Veinte poemas en verso”, “Seis estampas para un rompecabezas”, “El misterio del agua”, “El llanto subterráneo”, “Tres cantos”, “Romancero general de la guerra de España”, “Memoria del olvido”, “Río natural” y “Signos del ser”, entre muchos otros.


Este integrante de la Alianza de Intelectuales Antifascistas que, en 1938, fue distinguido con el Premio Nacional de Literatura, falleció en México el 24 de abril de 1962.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo Latini

Cuanta polèmica no encierra esta joven belleza.

Bueno... Cielo Latini es una chica inteligente y ambiciosa. Escribio un libro que rapidamente se convirtiò en un Best Seller, saco provecho al tema de los trastornos alimenticios, se caso con un rico y se embarazo de èl. Genial. Y bueno, con respecto al hecho de que ella ya no tiene problemas con la comida, yo lo dudo totalmente. Estoy segura de que es la misma niña atormentada, solo que con màs aliviane porque la fama le ha traido fans, los cuales yo creo que la hacen sentirse mejor (mas amada).... De todos modos, a mi me encanta como se ve, me fascina, es super divertida, fashion, bonita y waaaa. Punto. Ella es my thinspoooooooooooooo







































































































































































































































La alquimia del verbo...

En la Alquimia del verbo se expone una suerte de Ars poética que, sin importar si fue escrita antes o después de Iluminaciones, permite identificar una serie de elementos, y digo serie de elementos porque la poesía de Rimbaud se nos presenta como una serie de imágenes, no La Imagen, sino mas bien como un catálogo de epifanías, para lo cual he tomado como elemento de análisis el poema Frases, que en mi opinión, es el eje en el cual giran las demás iluminaciones. Este poema, compuesto de frases sueltas cargadas de imágenes en apariencia surreales y de un gran hermetismo, posee también elementos que permiten si no entender, al menos ver algo de luz en la obra de este poeta tantas veces mitificado, imitado, fetichizado, coronado rey, pero injustamente condenado al limbo de los genios inaccesibles.

En la Alquimia del verbo, Rimbaud dice: "Reglamentaba la forma y los movimientos de cada consonante, y, con ritmos instintivos,"

La afirmación recuerda un poco el…

Reseña del cuento "El último verano" de Amparo Dávila.

Asfixia, insomnio, sudores fríos, sombras que acechan los pensamientos de los niños temerosos de madrugada; paranoia, rincones, demencia, ansiedad y sollozos, ese es el mundo de muñecas rotas al que nos transporta en cada una de sus lecturas, (tanto en Salmos bajo la luna (1950), como en Muerte en el bosque (1985)), Amparo Dávila, escritora nacida en 1928 en los Pinos, Zacatecas; pueblo mágico en donde creció rodeada del frío, muerte, ansiedad y libros, que pronto reflejaría en su obra literaria.
Dávila crea sentimientos del polvo dentro del lector, juega con ellos, los hace añicos, sufre y se ríe, luego los resucita para crucificarlos, para poder amarla, siguiendo la línea que marca su detallada narrativa taladrada a base de puras vivencias –cuenta ella-. Cada coma es un alfiler rozándonos la piel blanda, es imposible no seguir entre los párrafos, aunque  avancemos en suspenso… Tal es el caso del cuento “El último verano” (Árboles petrificados, 1977),  en el que en tercera persona, c…