Ir al contenido principal

François Rabelais


El humanista francés François Rabelais, quien además de escritor supo ser médico, nació en Chinon en 1494.


De acuerdo a algunas versiones que circulan sobre su adolescencia, este francés que utilizó en diversas ocasiones el seudónimo de Alcofibras Nasier, habría sido novicio en el monasterio de Cordeliers de la Baumette hacia finales de 1510 y, diez años después, se instaló en el convento franciscano de Puy-Saint-Martin en Fontenay-le-Comte, donde llegaría a ser fraile. Por ese entonces, Rabelais comenzaría a interesarse por los autores de la antigüedad y a vincularse con diversos humanistas, entre los cuales se encontraba Guillaume Budé.


Lejos de mantenerse aislado en su monasterio y respetar todas las reglas monacales, el religioso decide cambiarse a la orden benedictina luego de que le confiscaran sus libros de griego y así es como llega a convertirse en secretario del obispo Geoffroy d’Estissac. Además, en 1528, resuelve estudiar Medicina en París y, el 17 de septiembre de 1530, comienza a asistir a la facultad de Medicina de Montpellier.


Ya instalado en Lyon, Rabelais es nombrado médico del hospital de Notre-Dame de la Pitié du Pont-du-Rhône y comienza a repartir su tiempo entre esa actividad, la enseñanza de medicina y la publicación de unas críticas de tratados médicos de la Antigüedad y de unos almanaques populares sobre Astrología, donde tuvo la posibilidad de dejar en evidencia su gran sentido del humor.


Sin embargo, el éxito literario le llegaría a partir de 1532, año en el que publicó, inspirado en el folclore y la tradición popular oral, “Pantagruel”, la historia de un gigante al que le gustaba comer en grandes cantidades. Dos años más tarde, aparecería “Gargantúa”, la segunda de un total de cinco novelas basadas en ese célebre personaje gigante.


François Rabelais falleció en abril de 1553 mientras se encontraba en París.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo Latini

Cuanta polèmica no encierra esta joven belleza.

Bueno... Cielo Latini es una chica inteligente y ambiciosa. Escribio un libro que rapidamente se convirtiò en un Best Seller, saco provecho al tema de los trastornos alimenticios, se caso con un rico y se embarazo de èl. Genial. Y bueno, con respecto al hecho de que ella ya no tiene problemas con la comida, yo lo dudo totalmente. Estoy segura de que es la misma niña atormentada, solo que con màs aliviane porque la fama le ha traido fans, los cuales yo creo que la hacen sentirse mejor (mas amada).... De todos modos, a mi me encanta como se ve, me fascina, es super divertida, fashion, bonita y waaaa. Punto. Ella es my thinspoooooooooooooo







































































































































































































































La alquimia del verbo...

En la Alquimia del verbo se expone una suerte de Ars poética que, sin importar si fue escrita antes o después de Iluminaciones, permite identificar una serie de elementos, y digo serie de elementos porque la poesía de Rimbaud se nos presenta como una serie de imágenes, no La Imagen, sino mas bien como un catálogo de epifanías, para lo cual he tomado como elemento de análisis el poema Frases, que en mi opinión, es el eje en el cual giran las demás iluminaciones. Este poema, compuesto de frases sueltas cargadas de imágenes en apariencia surreales y de un gran hermetismo, posee también elementos que permiten si no entender, al menos ver algo de luz en la obra de este poeta tantas veces mitificado, imitado, fetichizado, coronado rey, pero injustamente condenado al limbo de los genios inaccesibles.

En la Alquimia del verbo, Rimbaud dice: "Reglamentaba la forma y los movimientos de cada consonante, y, con ritmos instintivos,"

La afirmación recuerda un poco el…

Reseña del cuento "El último verano" de Amparo Dávila.

Asfixia, insomnio, sudores fríos, sombras que acechan los pensamientos de los niños temerosos de madrugada; paranoia, rincones, demencia, ansiedad y sollozos, ese es el mundo de muñecas rotas al que nos transporta en cada una de sus lecturas, (tanto en Salmos bajo la luna (1950), como en Muerte en el bosque (1985)), Amparo Dávila, escritora nacida en 1928 en los Pinos, Zacatecas; pueblo mágico en donde creció rodeada del frío, muerte, ansiedad y libros, que pronto reflejaría en su obra literaria.
Dávila crea sentimientos del polvo dentro del lector, juega con ellos, los hace añicos, sufre y se ríe, luego los resucita para crucificarlos, para poder amarla, siguiendo la línea que marca su detallada narrativa taladrada a base de puras vivencias –cuenta ella-. Cada coma es un alfiler rozándonos la piel blanda, es imposible no seguir entre los párrafos, aunque  avancemos en suspenso… Tal es el caso del cuento “El último verano” (Árboles petrificados, 1977),  en el que en tercera persona, c…