Ir al contenido principal

La gran reputa de la octava azotea durante una fresca tarde del mes de abril

Anteayer fui humo. Un trastorno de personalidad dividida entre dos labios, despidiéndose, sin soltar una sola letra del abecedario, pero siempre quedándose ahí, estancada y muerta en el mismo lugar. Evaporándose a la par de la marcha del señor sol, que nunca se cansa de fastidiar a gente como yo; zombies totonacos frustrados por la física cuántica, expresando palabras de mal gusto mientras se les va el autobús.

Ayer fui azúcar glass. Un cliché sensacionalista y terrenal que metaboliza los carbohidratos de una forma natural; el optimismo andante. Viendo la vida de otra forma sin dejar de respetar a los albañiles y decirle “Buenos días, ¿cómo le va?” a todos los vecinos. Olvidando el negro y las comidas refrigeradas, se dedica a ser amable con el universo, y no por el hecho de que es mejor que él día anterior, sino por que éste día todo su organismo está en automático y su hemisferio utópico simplemente no puede contra eso; hay un complot macabro y dulce en todo su cuerpo.

Hoy soy como una escollera Profunda y dura. Así es ella hoy. Por que hoy, en este momento, sólo es ella palpando su interior. Todo comienza a tornarse como es realmente, sin azúcar y sin sal. Sabe que le falta ALGO, pero no sabe qué es, todo lo que sabe es que ese algo es físico. Ha regresado la que Dios llama “la del camino”. Literata surrealista que aísla pensamientos, respira profundo y describe catetos que apenas entiende. Sí, ella es. The wonder freak ha descubierto el día de hoy, acostada sobre la octava azotea durante una fresca tarde de abril, que, efectivamente, no sirve para la declamación ni para el celibato

Amén

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo Latini

Cuanta polèmica no encierra esta joven belleza.

Bueno... Cielo Latini es una chica inteligente y ambiciosa. Escribio un libro que rapidamente se convirtiò en un Best Seller, saco provecho al tema de los trastornos alimenticios, se caso con un rico y se embarazo de èl. Genial. Y bueno, con respecto al hecho de que ella ya no tiene problemas con la comida, yo lo dudo totalmente. Estoy segura de que es la misma niña atormentada, solo que con màs aliviane porque la fama le ha traido fans, los cuales yo creo que la hacen sentirse mejor (mas amada).... De todos modos, a mi me encanta como se ve, me fascina, es super divertida, fashion, bonita y waaaa. Punto. Ella es my thinspoooooooooooooo







































































































































































































































La alquimia del verbo...

En la Alquimia del verbo se expone una suerte de Ars poética que, sin importar si fue escrita antes o después de Iluminaciones, permite identificar una serie de elementos, y digo serie de elementos porque la poesía de Rimbaud se nos presenta como una serie de imágenes, no La Imagen, sino mas bien como un catálogo de epifanías, para lo cual he tomado como elemento de análisis el poema Frases, que en mi opinión, es el eje en el cual giran las demás iluminaciones. Este poema, compuesto de frases sueltas cargadas de imágenes en apariencia surreales y de un gran hermetismo, posee también elementos que permiten si no entender, al menos ver algo de luz en la obra de este poeta tantas veces mitificado, imitado, fetichizado, coronado rey, pero injustamente condenado al limbo de los genios inaccesibles.

En la Alquimia del verbo, Rimbaud dice: "Reglamentaba la forma y los movimientos de cada consonante, y, con ritmos instintivos,"

La afirmación recuerda un poco el…

Reseña del cuento "El último verano" de Amparo Dávila.

Asfixia, insomnio, sudores fríos, sombras que acechan los pensamientos de los niños temerosos de madrugada; paranoia, rincones, demencia, ansiedad y sollozos, ese es el mundo de muñecas rotas al que nos transporta en cada una de sus lecturas, (tanto en Salmos bajo la luna (1950), como en Muerte en el bosque (1985)), Amparo Dávila, escritora nacida en 1928 en los Pinos, Zacatecas; pueblo mágico en donde creció rodeada del frío, muerte, ansiedad y libros, que pronto reflejaría en su obra literaria.
Dávila crea sentimientos del polvo dentro del lector, juega con ellos, los hace añicos, sufre y se ríe, luego los resucita para crucificarlos, para poder amarla, siguiendo la línea que marca su detallada narrativa taladrada a base de puras vivencias –cuenta ella-. Cada coma es un alfiler rozándonos la piel blanda, es imposible no seguir entre los párrafos, aunque  avancemos en suspenso… Tal es el caso del cuento “El último verano” (Árboles petrificados, 1977),  en el que en tercera persona, c…