Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

Desvarío

Hay poetas que murieron para nacer más despacio, para no ser.

Voy a girar en la fila de las hojas.


Voy a girar en la fila de las hojas.

 Siempre me quedo detrás de la pared naranja, esa que nunca falta en las películas newyorquinas.

Las personas nos quieren oír consonantes, correctamente perpetuos desde las cejas hasta los semas caminando entre la eufonía de Góngora y la sal de existir.

¿Qué dije? Ah, sí,  hola. Me nombraron Ana y no sé contar historias, mucho menos limpiar espejos. Mis ojos se resbalan en la boca de los extraños. Nos gusta hablar de lo que no sabemos, de lo que creemos que sabemos y de el super Yo.

Las tijeras se agilizan entre mis dedos mientras la misma historia pasa por mi mente, siempre con el mismo fin de encerrarme de entre mis orejas.

O. K.



23

Detrás del hueco no tienes nombre.

 Detrás de la ventana no tienes nombre.

 Detrás del nombre no hay rostros.

 Detrás del rostro no hay planetas ni hojas cafes secas esperando ser soñadas.

No hay verano ni más Pound.

No esta el mundo encerrado en un salón de clases. Sólo estás tú, perpetuo.

Está el temblor en tus brazos.

 Está un hijo en el vientre de nuestras uñas.

Está lo que creaste con tu voz.




No hay nada.